Jacko...¿ejemplo?

Escrito por amimeobligaron 14-07-2009 en General. Comentarios (0)

http://amimeobligaron.blogspot.es/img/jacko.jpg 

Antes de empezar, revelare que tenía el "ABC" y el "The love you save" muchos años antes de entusiasmarme y adquirir el compendio de genialidades singles de la mercadotecnia, el pop y de la marca Quincy Jones que fue aquel inigualable "Thriller".

Hoy he visto las interminables horas de funeral con ataúd y entradas de oro, plagado de artistas de relumbrón-de Stevie a Queen Latifah, de Ophrah a Quincy- despidiendo al peterpan de Neverland, y he sentido un poco de asco por esta despedida arropadora y mediática a un cincuentón cascao de enblanquecimientos y morfinas, sin un disco ni un concierto hace años, comprador de niños-hijos que ni siquiera eran de su propio semen (eran blancos, recordáis?), y me resultaba difícil ver en esa despedida al chiquitín de los Jackson tan mono o al artista revelación de Motown con aquel genial "Off the Wall". Por más que los videowalls se empeñaran, tampoco veía al cantante de "Wanna be Startin Somethin´", ni siquiera a aquel ya peligroso declarador de principios peligrosos del video de "Black or White" impecablemente tamizados por el blanqueador de piel, el photoshop y el morphing.

Yo estos días sólo veía a un tipo con una nariz destrozada por los retoques que ya hace años imponía por contrato que no le tocara ningún adulto, más sólo que la una -tal vez sólo con la incondicionalidad de Elizabeth Taylor-, plagado de deudas y de sospechas, acojonado por el hecho de tener que enfrentarse a un público londinense que esperaba un fantasma en una maratón de 50 interminables conciertos, que había vendido su parque de atracciones, más adicto que su ex suegro Presley... pero, sobre todo veía a un infeliz que en una entrevista ya lejana, decía que para él, una de las más tremendas felicidades era poder dormir con un niño en su cama. Aún intentando no ver perversión en una declaración pretendidamente infantiloide y blanca, lo cierto es que me da pena que a Michael Jackson -entonces- no le gustara follar y quisiera vivir a los 50 años en una fiesta de almohadas continua.

Más que el "We are the World", yo veía al pobre payaso empolvado y triste besando al mono Bubbles en lugar de estar a lo que está cualquier adulto; más que el moonwalk, le veía sacando a un bebé por el balcón en una gracia de padre orgulloso; veía aquellos wateres de Neverland recién vendido llenos de barbies y cuadritos que hasta al más hortera de nosotros le avergonzaría tener en la casa del pueblo; veía al tío de la mascarilla, de la bombona de oxígeno, del pretexto del vitiligo. Veía al tío que se casó con la hija de Elvis y la hizo salir horrorizada -ella, que debía haber mamado el frikismo de papá y Priscilla en biberones de dos litros-, que compró a una enfermera para que le pariese los hijos y que pagaba la compañía de un doctor para que le suministrara sus medicamentos -aquel "Doctor Robert" al que cantaban los Beatles en su época de mayor apogeo, que les prescribía LSD por causa de fuerza mayor y que cualquier famoso de medio pelo se paga sin problemas- pero que, a diferencia de otros famosos, era uno de los pocos que tenía alrededor en su lecho de -¿anunciada?- muerte.

Frente a otros vaticinadores, siempre creí que MJ moriría joven con la cantidad de burradas que estaba administrando a su castigado cuerpo y mente de negro/blanca. Después de parecerse a Diana Ross, se pareció después a sus hermanas horteras Latoya y Janet, luego ya a una Mariah Carey anorexica y al final a una caricatura de si mismo. Y con ese "si mismo" no hablo de aquel negrito encantador de los dibujos animados de los Jackson 5 que veía cuando pequeño. Hablo de esa cara de la muerte que cada vez que trato de imaginar a Michael se impone a la del video de Billie Jean.

¿Icono del pop?. Me parece más digna la muerte de Morrison, Joplin o el propio Hendrix -sismpre se considera que la muerte más guarra es la de morirse ahogado en el propio vómito-. Michael se murió ahogado en su puta soledad, a la que le habían abocado discográficas, familia, artistas y fans. Esos fans que ahora lloriquean y se travisten de un MJ saludable y thrillero y que parecen haber ignorado su caida en los últimos 20 años, un viacrucis de monos, bebés, barbies y compañeros de fiesta de almohada que no admitía otra salida.

No quería ser adulto, no quería ser hombre, no quería ser negro. No, no era un ejemplo ni para los del lado de lo que era ni para los del lado de los que no era. ¿Pena?. Si. Pero, ¡qué lógica!