A mi me obligaron

General

Cañada Real

Escrito por amimeobligaron 14-07-2009 en General. Comentarios (0)

 

 http://amimeobligaron.blogspot.es/img/ovejas.jpg

Me dice S. que me hago mayor. Lo dejaremos para otro artículo. ¡ay!.

A ver: porque hoy voy a hablar de ovejas y de caminitos. De cañadas: de esos senderos por los que se hacía transitar la ganaderia desde el medievo y que ahora, en el caso de la Real de Madrid, está llena de fragonetas, chalés ilegales, impago de IBI, niños descalzos en charcas de queroseno, conexiones aéreas al tendido eléctrico, bunkers y piscinas, enanos de jardín y capos. Los senderitos para llevar ovejas son otros ahora, y me explico.

 

Hace más de 20 años, una orgullosa concejala de Medio Ambiente de Madrid fletó un autocarcito para llevar a la canallesca a enseñarnos una instalación de la frontera del término municipal, llamada Valdemingómez. Como a Kavafis, a mi me interesó mucho más el camino que la recicladora en sí. Aquella señora, llamada Esperanza Aguirre, nos señalaba las chabolas y chalecitos ilegales edificados a ambos lados del camino y explicándonos que aquello era la Cañada Real, por donde sólo deberían transitar ovejas, y que aquellas edificaciones deberían ser demolidas. Lo sabía ya hace 20 años.

 

Esta misma señora, ahora, con la connivencia del gobierno de Castilla y León, ha decidido que va a construir una autovía para montañeros en la Sierra de Madrid, algo así como una M-501 para pateadores de Guadarrama. Por aquí, señores. Luego, supongo que pondrá una barandilla, guías, y privatizará el recorrido del legendario Camino Schmidt.

 

Como el carril bici olímpico de Gallardón, otra cañadita de ovejas para dar vueltas sin parar alrededor de Madrid. Nada de hacer de esto un Amsterdam peatonal y bicicletero, sino tener a los de dos ruedas dando vueltas a la noria de la M-40.

 

Zonas nudistas, jaja, ahora que llega el verano. Yo tomo el sol en pelotas en mi ático, por suerte para mí, y me basta.  Y en Barcelona parece que puedes andar en pelotas por las Ramblas sin que te multen, pero… parece que aún no hemos delimitado si estar desnudo es el antiguo delito de escándalo público o una opción. Una playa nudista sigue siendo un ghetto de todo tipo de faunas extravagantes, pero los ayuntamientos que se avienen a legislarlos tienen muy claro que hay fronteras y caminitos. De este lado textiles, del otro empelotados. Pena de cabo de Gata…

 

¿Cañadas más grandes? Las zonas de fumadores: “Las autoridades sanitarias advierten que fumar perjudica gravemente su salud y la de los que están a su alrededor”. ¿En qué quedamos?, ¿Fumar da cáncer e impotencia y le cuesta mucho a las arcas del Estado o al Estado le compensa el timbre de la parte trasera de la cajetilla por la que ingresa casi dos de cada tres céntimos de lo que nos gastamos en tabaco?. A mi en Nueva York casi me amonestaron por fumar en la calle demasiado cerca de un grupo de niños, y parece que vamos aquí por el mismo camino. En el aeropuerto de Zurich me metieron en una urna acristalada y con sillones de cuero y posters de Marlboro, Camel y Pall Mall para que me echara un piti.  ¡Joder!, si es droga mala, ¿por qué el Estado no cierra los estancos?

 

La cañadita de los concertados. Si quiero que mi hija lleve faldita escocesa, aprenda pidgin, rece a San Josemaría, coma a la carta, no sepa lo que es un ecuatoriano o un gitano  o tenga tres ordenatas encima de la mesa en el colegio, ¿no debería pagar integro el servicio?. Parece que te obligan a arrastrarte como vaca al concertado de monjas, al colegio francoprusiano o al Summerhill mesetario porque el Marañón, la Complutense y el CEIP de toda la vida se ponen en saldo. Eso para que los padres tengan libertad de elección. ¿No te jode?. Si quiero un Chivas 15, pues aflojo, que el Estado está para otras cosas.

 

Hablando de impuestos. ¿Cuándo dejarán de conducir a las ovejas hacia la casilla del 0,7 con o sin cruz del IRPF?. ¿Me pregunta el gobierno si quiero destinar el 0,7 a las orcas árticas, a cerrar Garoña o a salvar negritos de Etiopía?, ¿entonces a qué la cruz de Rouco y Ratzinger?. Está claro que no la marco, pero realmente la agüela Maria Teresa nunca me explica qué pasa con mi 0,7 si no marco la cruz. Ovejas descarriadas…

 

Autovía de ganado. La puta Ley D´Hondt. Otro de los peajes de la transisión pacífica. Hace años que deje de votar a quien más me representa para dar el voto útil a un partido que no quiero, todo para que no ganen quienes de verdad no quiero nada. Esos que dicen que los pactos parlamentarios son caca y vade retro. Pactar es lo más democrático que conozco, no la ley de la apisonadora que hace años se impuso en el Ayuntamiento de Madrid o los clones de la alternancia Cánovas/Sagasta y elefante/asno USA. El peaje chungo es que si un millón de españoles dispersos de Lepe, O Grove y Peretellada votan la misma lista, no pueden hacer la misma pinza en San Jerónimo que si todos son de la misma comunidad autónoma. Nadie se queja, pero nos comemos el peaje D´Hondt de esa cañada.

 

Por último, ¿para cuando un censo real de republicanos?. Ya sé que había que modificar la Constitución, nuestra Cañada Real, pero, ¿no empezaba diciendo que hay chalés de mafiosos y chabolas donde deberían estar transitando las ovejas desde hace siglos?. Pues eso.

La trituradora de carne

Escrito por amimeobligaron 13-07-2009 en General. Comentarios (0)

http://amimeobligaron.blogspot.es/img/joe.jpg 

El sábado pasado, para celebrar los 99 programas de La Noria, una stripper con celulitis se metió unas bengalas entre las piernas haciendo el perrito (no mostró si se las había insertado o dónde) y las encendió para demostrar el júbilo de La Fábrica de la Tele por alcanzar esa cifra. Previamente, el presentador, ante cinco -¿sesudos?- contertulios, descamisó a dos pericas con piercing de ombligo y canalillo y a dos maromos de torso depilado y recios dorsales para regalar 15.000 euros a alguien de la audiencia que se mató a mandar SMS -no de los de "súbeteyapalacama, Jessi", sino de los de ganar un coche, una hipoteca o un sueldo Nescafé-. Parece que las mamachicho han vuelto en todo su esplendor, sin complejos y dando voces. Y eso que todos sabemos lo que tenemos que saber de sexo, según dice el PP.

 

Yo me crié en la carne con el consultorio de la Xaviera Hollander del Lib y el Interviu de las tetas de la Marisol debajo del pupitre. Entonces no había Educación para la Ciudadanía, pero la carnaza estaba en las salas X, donde luego descubrí con Ajita Wilson las cosas fabulosas que hacen en los puticlús de Bangkok con pelotas de pinpón; la carne ("Flesh") era una de las tres películas de la trilogía Warhol/Morrisey que se veían subtituladas en las salas de arte y ensayo; y cuando se hablaba de sexo no había que ser políticamente correcto, sino todo lo contrario (altius, citius, fortius...). Inicios.  Creo que, con todo, la nuestra era una visión carnal algo menos compulsiva que la de los cafés teatro y revistas que tanto le gustaba a la generación de los abuelos.

 

Luego, al buscar el jpg del D´Allesandro para ilustrar mi indignación, me doy cuenta de que esta imagen hoy sería poco menos que un pecado de incorreción, igual un delito -¡con un menor!- pero a mí me parece increiblemente más blanca y bienintencionada que las bengalas metidas en el presunto coño de la "artista" del primetime sabatino ante una mesa de contertulios encorbatados.

 

Al pan pan y al vino vino...Los programas de opinión son de opinión y las teletiendas de juguetes sexuales, el "Todos a cien" de gags y estrellas guarronas de la Sexta y las pelis porno de las teles locales llenas de SMS de noctámbulos salidorros son lo que son. A mi me parece que todas son "quiero y no puedo" que intentan llevar al diario un tema que como respirar, dormir y cagar, hacemos todos. Pero muy feo. Educar, informar y entretener -¿era McLuhan el de esta Santísima Trinidad?, ya no me acuerdo- es otra cosa que esto.

 

No me cabe en la cabeza que mientras Lucía Lapiedra y Martín Mazza -nadie les tome por catedráticos en nada, ¡vive deu!- van por las mañanas al programa de Anarrossa a opinar sobre calceta y sobre CR9, la iconografía sexual y de enseñanza del sexo se deje en manos de cualquier contertulio o granhermano que -estoy seguro- participa en esas tertulias nocturnas porque no tiene con quien follar.

 

La carne en la tele la conozco desde chiquitín -yo ya seleccionaba personal de casting para pases de ropa interior en las mañanas de Hermida de la 1 cuando no había otra cadena que ver y no era para hacer "share"-. Primero, en la transición, creo que era para demostrar lo libres que éramos. Luego llegó el desmadre de a ver quién enseña más bolas chinas, recauchutadas tatuadas que se desnudan girando alrededor de una barra aceitada, rudeboys y transexuales nacidos en un cuerpo equivocado que se hacían homosexuales después del cambio de sexo. Pero la carne, como pecado primigenio, para mi no es eso.

 

Que no soy carca. Una hardcore guapa y con actvidades desconocidas me pone como al que más -ya sé que hay gustos y que a algunos/especialmente "as" no les pone nada el porno- pero lo que es inviable es que un presentador de corbata y chaqueta clara despelote a cuatro yogures/as poniendo cara de palo para decir que va a regalar a una señora de  Herrera del Duque "dinerito contante y sonante". Personalmente creo que esta extensión de los botox, las antiarrugas, los jesextender, las viagras y los contorsionismos a la vida cotidiana no es que sea irreal, es que es una horterada.

 

No sé. Pero después de lo de la de la celulitis y las bengalas, la "Flesh" de Morrisey debería ser asignatura escolar y tener una sala en el Reina Sofía. Me quedo mucho más con mi entrada en el mundo del sexo como la hice entre 1979 y 1984 que con este mundo de SMS para descamisar fondos de pantalla.

Siempre joven

Escrito por amimeobligaron 11-07-2009 en General. Comentarios (0)

http://amimeobligaron.blogspot.es/img/peterpan.jpg Al hilo de lo del peterpanismo de Michael, he retomado el tema de la juventud.

 

Me acuerdo cómo me chirriaba en los tiempos de radio eso de que algunos compañeros dijeran en una noticia "un joven de 28 -o de 30 o de 32- años" y rápidamente se lanzaran a decir "un anciano de 66 - o de 62 o de 59- años". Dejando aparte el tema de la "juventud mental" -esa que todos tenemos hasta que la próstata, el Alzheimer o la artrosis nos recuerdan la verdad- lo cierto es que recuerdo también la envidia con la que miraba el poder que detentaban los adultos cuando era joven. Ahora, que he sobrepasado la edad de un secretario de estado y tengo la de un magistrado o un ministro, me fijo en otro poder: el de la visibilidad, la publicidad y la realidad. El mundo tampoco es nuestro ahora.

 

Tengo amigos prejubilados con poco más de 50 años, voy a un multiplex y es difícil encontrar entre 15 más de 2 películas que vayan encaminadas a "adultos" -¿"Juno", un guión genial de la Diablo Cody merecedor de un oscar?, ¿qué hubiera dicho Billy Wilder de ese telefilme?-; pongo la tele y no veo ni una tía que tenga las tetas caidas -bueno, excepto las contratadas de casting de los programas de testimonio de la tarde- o que tenga más de 35 años -al menos de apariencia, los nudos de piel en la nuca hacen milagros-: sólo las ministras y las abuelas de los telefilmes. Los padres de las series son casi tan jovenes como sus hijos, y eso cuando existen.

 

Me paro, que me mosqueo. Porque esto de las parrillas televisivas y la publicidad me flipa. Los de mi edad sabemos la edad que tienen Linda Evangelista y Ana Belén, y esas caras no las han hecho a costa de Retinox, tomar mucha agua y dormir mucho; la chica que anuncia las compresas para pequeñas pérdidas y la de la crema de la menopausia no tienen más de 33 años. Luego están los públicos que van a los programas -o ya hacía castings de público para el "Por la mañana" de Hermida"-, tan monos ellos. Puro decorado.

 

Un cuarentón televisivo es un valor en baja, De hecho, hay canales como MTV, Nick, Buzz o alguna de las cadenas convencionales en que verlos es como ver la rara aparición de un espectro antediluviano, en lo que corresponde a la ficción.

Pero, en la realidad, lo cierto es que los cuarentones estamos algo borrados: no me refiero al "poder real", el político, el económico o el judicial. Me refiero a lo visible. La calle es un cúmulo de visiones de caras sin arrugas en vallas, en envases, en opiniones, en todo tipo de iconografía. La música, el cine, la tele, se han rejuvenecido tanto que un sesudo pensamiento de adulto resulta casi una provocación. Todo es fiesta continuada, felicidad, trasnoche, gasto, derecho, emancipación, belleza, movida...

Me estoy poniendo reaccionario.

 

Claro que recuerdo mi adolescencia -la cifro entre los 13 y los 17- y mi juventud -que, a mi entender comenzó a los 18 y duró hasta los 25. A los 25, aunque joven, era un adulto emancipado, con hipoteca y comprometido en lo que creo que tenía que estar. ¿Miedos?...Si, incluso ahora, claro. No pretendo imponer este ritmo de vida a nadie, pero me atemoriza pensar que el mundo, el mando a distancia, el arte y la opinión se está poniendo de forma casi exclusiva en manos de estos peterpanes que siguen series de televisión en lo que no hay adultos, que viven en casa de papá y mamá hasta los 30 años, que se creen con derecho a todo porque tienen el doble de masters que sus viejos y para loq eu la palabra frustración o injusticia son un comodín.

 

Hedonismo, globalización, presencia, ausencia de compromiso y de ideología, liberalismo mental -no hablo de orgías, ¡ya quisieran estos jovenes asexuados bombardeados de mensajes explicitos que se relacionan sólo por internet!, sino de saber quién paga el Gregorio Marañón y por qué cada vez tiene menos médicos en favor de la Ruber-, mensajes culturales superficiales y engañosos, reducir la vida a mensajes de SMS y a querer ser famoso un rato -eso lo inventó Andy Warhol y, mucho antes, Amadeo de Saboya-. ¿eso es la juventud?. Pues ésa, no la quiero para mí.

 

Yo fui joven de Quilapayún y de manis, de becas de 70 horas semanales, de irme de casa a los 22 años para ducharme en un patio de una casa baja en Vallecas, de ir a ver pelis de arte y ensayo, de escribir poesía y de ligar en los garitos. Así que este descafeinamiento jacksoniano general como que no me va. Debo estar hecho un viejo.

 

Nunca digas nunca jamás

Escrito por amimeobligaron 10-07-2009 en General. Comentarios (3)

 http://amimeobligaron.blogspot.es/img/pantakas.jpeg

Te prometí el primer artículo, Silvia.

Y aquí está, pero me he quedado en blanco.

Esto de las tecnologías subyuga, entontece, enaltece y te atrapa en una red. Dije al llegar al feisbul que no haría blog. Y aqui ando.

Yo, que soy tan paranóico para lo íntimo. Pues a volcar el disco duro mental a un blog.

Mmmm, me leo las noticias de hoy: un muerto en San Fermín, Borat haciendo de mariquita en la nueva de Baron Cohen, el segundo muerto de la gripe A era cuarentón,la guerrita Micheletti-Zelaya, Obama dando largas a la cumbre del clima, el pepinazo de Durango y el laboratorio de adelgazantes chungos de Zamudio, las recetas personales para el estrés de Jacko, nueva caida del IPC. No me pone nada.

¿Es pereza matinal o me cuesta más pensar?, ¿es el calor?, ¿tengo un callo en el corazón?, ¿cuesta desnudarse a pelo, ahora que sabes que puede haber espectadores?

A mi me obligaron...

Empezar un blog y estar espeso o tímido...no pué ser. Yo que soy tan gracioso, que saco punta a todo y me estreno así. ¿Falta de munición o eyaculación precoz?.

Esto de escribir es casi como el sexo. Abrir blog es como desabrocharse la cremallera, confiado en que vas como una moto. Y luego...una vez que escribes, resulta que me duele la cabeza, no es el momento o disparas salvas sin pólvora.

Pero te prometo grandes momentos, Silvia.

De momento, nada de cachondeos. Sólo un beso.

Ya ves que dije nunca jamás y aquí estoy, a calzón bajao pero blandito. Y es que...a mi me obligaron, repito.

Jajaja.