A mi me obligaron

Lideres virtuales

http://amimeobligaron.blogspot.es/img/transp.jpg 

Alcaldes sobrevenidos sin haber sido votados ni adscripción política, secretarios de organización que hablan en diferido por plasma, sede pontifical vacante, papa emérito vicario, presidente ausente a quien no se aguarda ni espera, jefe del estado transparente de ver por sus infidelidades y sus ausencias, dineros que no se generan ni por trabajo ni por esfuerzo ni por investigación, programas que más que atenerse a las ideas tienen  -según ellos- que atenerse a la verdad: pero a la verdad de quien dicta la verdad.  Ni siquiera da la impresión de que estemos teledirigidos.

 

Estamos como esos niños a los que el profe deja solos en clase, sentaditos y calladitos por si vuelve pero deseando montarla. No es para menos. No nos dejan hablar ni jugar ni distraernos ni ir a mear ni comer mientras ellos están de fiesta y desahogo permanente. Ellos dicen que se van de cónclave o de safari, se encierran en su capìlla sixtina, en su finca del guarda del Pardo o en su brunch del Ritz o en sus maitines a deliberar cómo nos tienen que educar, a cuántos van a aprobar y a suspender y si nos darán merienda o nos castigarán. Luego nos convocan y nos lo cuentan a través de una pantalla de 46 pulgadas.

 

Siempre que nos hablan nos dicen eso de “me duele más a mí que a vosotros”, pero es que ya no cuela. No sabemos ya quienes son, no les reconocemos, no recordamos haber votado lo que están haciendo y no se comportan con nosotros con la generosidad de un padre normal. Si son gobernantes, dicen que actúan por un bien común que no es común a nadie. Si son empresarios dicen que tratan de sacar adelante una economía que evidentemente, sólo es la suya.  Si son lideres espirituales se meten a opinar de cosas que no son su negociado y de las que nadie les ha llamado a opinar. Si son administradores aseguran mientras hunden el estoque que esto nos va a hacer mucho bien.

 

Y encima no dan la cara. Ni explican. Y no se aplican ellos la misma medicina a sí mismos nunca. Los guardas de tu dinero lo evaporan. Los que te dicen que seas austero gastan y malgastan. Los que hablan de cómo tienes que meterte en la cama, tener pareja y reproducirte tienen vedado el sexo. Los que hablan de honradez se lo llevan crudo. Los que buscaban tu voto prometiéndote que harían una cosa hacen la contraria. Los que piden ejemplaridad no la dan. Y encima no dejan que se les pregunte por qué.

 

No sólo son transparentes por su ausencia sino que ya estamos notando que son unos cobardes y unos inconsistentes. Y luego se extrañarán de que en su ausencia se les revolucione la clase.

Comentarios

Dale a alguien todo lo que pide y al momento te pedirá otra cosa. (Kant)

Añadir un Comentario: